viernes, 22 de junio de 2012

La red de contables todavía no conecta



P.S.3.
tokatlian@udesa.edu.ar

23 de junio de 2012 17:51

Verificando que reciba el documento completo. Son 67 entradas de
Margarita. Al márgen derecho hay 9 blogs y uno en blanco para
completar por quien genera la afectación. En una de las entradas está
mi hoja de vida. Y el blog funciona como desde el 2010. Cada entrada
tiene múltiple información que completa las acciones que pretendíamos
ejecutar con el grupo. La gestión de grupos a través de facebook, y
tweeter. En la info del bloguero están nuevamente las entradas a los
diferentes blogs. Insista hasta que lo obtenga todo. Hay un PDF que
permite imprimir, por lo menos 60 de las entradas. Para las
festividades por edad, soy el 14, remítase a la ley 14 de 1991 de
televisión. Ahí en donde dice funciones y objetivos. Por nombre, hay
disponibles el Karate, el Taekondo, y el Tai Chi Chuan. Por cara, se
acerca a las discotiendas y consume directamente el producto. También
tenemos venta de boletas.

http://lucyzafary.blogspot.com/

Estamos en este documento, me parece que las instituciones interesadas
en la información precisan de un formato más técnico. Sorry, no lo
produzco.

http://www.mamacoca.org/docs_de_base/Cifras_cuadro_mamacoca/Villada_PlanColombia_politica_antidroga_Estados_Unidos_%202006.pdf

Gracias.

P.S.2. Si pueden allegar una copia a don César Gaviria Trujillo, le piden el favor de controlar su línea familiar que están generosos en ruido y tenemos otitis. Vamos modulando las radiofrecuencias que están en España, tenemos niños de cristal. Aún mejor, hagan el favor de bajarse y bajarnos del espectro electromágnético, que tengo explotado el pito para perros! Y el calor da modorra, ya estamos haciendo la fotosíntesis y la sal nos está empegotando el pelo. Imagínese 24 horas debajo de una máquina de rayos X!

P.S.1. Instrucciones para el lector anónimo:
Si le toca jugar, es así, si es por número, yo soy el 14, en Colombia, mejor le da curiosidad si usted está en el exterior, se hace la Ley 14 de 1991 de Televisión, en particular el título que habla de los objetivos de la televisión, los derechos de los televidentes y la televisión infantil. Si es por nombre, está el Tekondo, el Karate y el Tai chi chuan. Si es por caras, camina hasta la discotienda más cercana, compra el CD del grupo que más le guste y lo disfruta entero, usted solito. Son coleccionables. Y si es por colores, "Somewhere over the rainbow". Ahí están todas las banderas. También hay venta de boletas.

http://asorock-zafary.blogspot.com/2011_03_01_archive.html
Denuncia de Competencia Desleal por parte de la empresa Teleset, S.A.
Favor revisar el contenido de los blogs sobre la márgen derecha.


La relación entre contadores y artistas es como mezclar el agua y el aceite. Emocionalmente es complejo que le digan a uno que sus ideas tienen unos costos asociados, que hay límites para el gasto, hacerse a la idea de que lo que uno quiere construir, desde el punto de vista financiero, muchas veces no es posible.
Cuando me enteré que en este país el artista estaba condenado a morirse de hambre, supe que al no venir de una familia adinerada tenía que buscar una manera de que el trabajo creativo fuera rentable y surgió la idea de montar empresa. Sin embargo encontré que había que aprender muchas competencias para administrar de manera efectiva un negocio e ingresé a cursos de contabilidad aprovechando los cursos libres y de extensión que ofrecía la universidad.

Rentable: Que los costos no excedan los ingresos y que además a uno le quede algo. La rentabilidad se mide por porcentajes, esto es, yo invertí $70 y vendí el producto en $100, luego, me gané el 30%. Usted puede comparar una secuencia de ventas similares, o la totalidad de las ventas en un periodo determinado, un mes, y evaluar qué tanto ha ganado o ha dejado de ganarse en ese tiempo. Con esa información, uno sabe, por ejemplo, en qué meses del año se vende más un producto. Un negocio de turismo se mueve mejor en Diciembre que en Febrero. Y si es necesario, depende del tamaño del negocio, toda esa información se puede graficar para que los socios entiendan mejor en qué se les fue la plata.

El primer día de clase de matebásica, me quedé dormida, eso no me entraba ni con grágeas. Ya en la clase de contabilidad, hicimos una presentación de los asistentes y desde ese primer día me la montó el profesor. Mis compañeros eran todos de carreras como ingeniería, administración y economía. Y además sabían manejar la calculadora financiera, la que le hace a uno hasta gráficas, le falta hablar. Pero de todos modos estoy muy agradecida con el profe Chávez quien se empecinó en que yo aprendiera a contar.



Era ritual de la clase abrir la sesión con una pasadita al tablero y siempre me tocaba a mí ser la nota “alegre” de la clase. Aprender fue difícil, máxime cuando uno es tímido. Como sería la segregación que a la salida de la U decidí meterme en clases de teatro, a ver si al menos ganaba en presencia escénica y no se notaba mucho que venía a calentar el puesto. Me quemaba las pestañas entendiendo los ejemplos, nada tenía que ver con mi área de trabajo, luego, ni siquiera me podía yo imaginar una situación de empresa en la vida real. Todo era muy teórico y la escuela de artes es más bien del modo “Veo y entiendo. Hago y aprendo”. Todavía en la Práctica Empresarial, me paseaba con mi librito debajo del brazo, siempre bajo sospecha, esta niña no es normal para una empresa creativa, intentando traslapar los ejercicios a la cotidianidad de los servicios que estábamos prestando. No es usual entre los creativos saber mucho de contabilidad, pero había obtenido de niña una formación bien intensiva en matemáticas. Aún me acordaba del ábaco y la cuenta con los dedos funcionaba igualito. Y a pesar de que me demoraba hasta más allá del límite de la hora de la clase en resolver los parciales, los resultados fueron excepcionales y sin calculadora.



El problema de esos aparatos, así como de las hojas de cálculo está en que la gente confía en la programación automática del software y muchas veces no verifican los inputs que le meten a la computadora, luego, si la información de entrada no es correcta, así usted tenga la última tecnología, el resultado puede ser desastroso. Otras veces, el análisis de las cifras no es el adecuado porque la gente utiliza algoritmos para todo.


Un algoritmo es una manera simplificada de hacer las cosas, en la mañana uno se levanta, se da un baño y se perfuma … y es una acción repetitiva de todos los días, en la que nadie piensa. Utilizar el uniforme del colegio, o el overol para ir a trabajar, ahorra tiempo en pensar hoy qué me voy a poner. Eso se llama optimización y en la vida moderna en donde hay tantas cosas por hacer, tendemos a automatizarlo todo.


Pues resulta que el análisis de las cifras no es tan esquemático y depende muchas veces del punto de vista de quien las interpreta. Pero cómo? Si la matemática es exacta! Pues no. La decisión, por ejemplo, de asumir un riesgo depende de que tan cauteloso o temeroso pueda llegar a ser usted con respecto a una inversión. O de circunstancias externas al empresario, mi acceso a capital semilla es limitado. Muchas veces a factores psicológicos, miedo a triunfar; baja disponibilidad para la atención al cliente; disgusto con la tarea, yo no me especialicé para atender un restaurante, montar una papelería no le da a uno prestigio; miedo a que lo atraquen, que hay que mantener el local abierto al público hasta qué hora?, o a que las cocineras le desocupen a uno la nevera. Que se gastó cuánto dinero en esa máquina? No, pero usted debe estar loco!



Analizando mi propio proceder, yo tiendo a comprar en época de crisis y  mi papá, que toda la vida fue empleado, se va encrispando. Pues resulta que en crisis, toda la gente quiere salir de sus inventarios rapidito para recuperar algo de lo invertido y vende más barato. El cuento del jugo de banano no es broma, está en cosecha pero nadie lo quiere comprar, pues baja de precio y a uno, si es ahorrativo y busca gangazos, además recicla, y regatea, el dinero le alcanza para más cosas. Las otras compras las hago en remates, outlets, en los proveedores directos del centro de la ciudad o en negocios nuevos.  Como la economía es cíclica y luego se vuelve a estabilizar, uno ha comprado insumos a muy buen precio y puede vender el producto a mejor precio, aún a precio de mercado y gana. Cuando un producto escasea se puede vender a precios más altos porque todo el mundo lo necesita. Esto se llama costo de oportunidad, en qué momento entro o salgo de un negocio, cuánto gano o cuánto pierdo si realizo el trabajo o no. También se puede medir numéricamente, o al menos intentan medirlo. Cuánto dinero pierde uno por no trabajar durante un periodo de tiempo determinado a causa del conflicto interno, por haber estado secuestrado o por amenazas? Cuándo dinero perdí haciendo trámites o colas innecesarias? Si no me hubiese metido en un negocio tan arriesgado y mejor hubiese metido el dinero en otra cosa?



Los microempresarios se inventan muchas fórmulas para lograr que sus negocios funcionen y no todas estas prácticas son registrables contablemente, o no son fáciles de tasar. Un grupo de campesinos se reúnen para compartir recursos, cada uno con su propio nit, y se dividen el trabajo de cosecha. Uno de los vecinos tiene un tractor y se compromete a prestarlo a los otros 10 vecinos a cambio de que estas familias, recojan la siembra en su predio. Cuánto me valen los 10 minutos en que el vecino me prestó el taladro?

Los cambalaches en los mercados campesinos, cuando no circula con suficiencia el papel dinero. Yo tengo una vaca y voy al mercado y necesito, aceite, azúcar, sal, papa, pero yo no puedo dividir la vaca para pagarle a cada proveedor de los otros alimentos. Entonces, en usted yo confío, yo le doy la sal, que vale tanto y cuando venda la vaca me paga.



Yo le facilito los equipos de video para hacer el piloto, cuando venda el programa me paga.
Necesito 5000 fotocopias de un trabajo que tengo que entregar en media hora. Mi máquina no tiene capacidad sino para 300 fotocopias en ese tiempo. Vecino, présteme su fotocopiadora para sacar las copias restantes que me salió un cliente bueno.



Usted me provee las camisetas para el concierto y yo le hago un reportaje.



O al revés, prácticas indecentes que sí registran contablemente. Me decía un señor de una tipografía: - yo recojo todos los recibitos de supermercado que me encuentro por ahí y se los meto a la contabilidad como gastos de representación, de cafetería o de papelería. Al final, la contabilidad registra que gasté más e ingresé menos y como los impuestos se los cobran a uno sobre los ingresos totales … usted no se imagina el ahorro! –



NIT: Es un documento que le piden al trabajador independiente.  Se solicita en una oficina de la DIAN y usualmente es el mismo número de la cédula.

Finalmente, está el good will y el know how. Good will, que me estiman, que me reconocen, que todos los clientes vienen a mí, que tengo experiencia, que confían en mi trabajo. Know how, que fui a la universidad, que conozco el oficio, que lo hago con calidad. Eso tiene un valor, aunque ya no es tan fácil de determinar. Si yo tengo un bar en la 82 con 15, que ha estado abierto por 20 años, todo el mundo sabe que está ahí, y por alguna razón decido cambiarlo a una nueva dirección, cuántos clientes están dispuestos a seguirme a la nueva ubicación porque son mis amigos, están a gusto con el servicio, a pesar de saber que tienen que gastar un poco más en transporte, por ejemplo.

Me cambié de canal, cuánta audiencia me sigue?

A veces la audiencia es determinante para cerrar otros negocios. Señor candidato, usted mueve sus influencias para que me den un contrato y a cambio yo le garantizo tantos votantes.

Independiente del factor ético, estos se llamarían ingresos no operacionales u otros ingresos, porque no están asociados a la razón social del negocio. Ahí es en donde uno se enreda.

Si yo fabrico y vendo empanadas y me sale un cliente excepcional que me dice que con mi capacidad operativa puedo proveerle de 100 arepas, hacer arepas no es mi negocio, pero si puedo, yo se las vendo. Luego en el registro contable, que dice que yo hago empanadas, separo el dinero de las arepas en otro rubro.

Entonces qué puede uno observar? Que la contabilidad es como tener un saco con muchos bolsillos, y en cada bolsillo coloco o el dinero que me he ganado o los recibos de lo que me he comprado para que queden organizaditos. Saco del bolsillo derecho el dinero para comprarme unos jeans, y meto en el bolsillo izquierdo el recibo que me entregan en la tienda. Pero ese dinero yo se lo debo a mi papá que fue quien me dio lo de la mesada … Entonces en otro bolsillo tengo una libretica en la que anoto, le debo a mi papá lo del blue jean. Si cuando llego a la casa y comparo, no aparece completo el dinero, fue que me robaron en el bus. Y entonces registro, pérdida por robo.

Y ese es el principio básico de la contabilidad, dejar todas las cuentas organizadas para que a uno le alcance el dinero para lo que necesita.

La contabilidad tiene como todo un lenguaje técnico. Ingresos, egresos, debe, haber, contabilidad de costos. Unos más complicados de entender que otros. Y el estudio de la contabilidad va incluso hasta los estudios financieros, en donde ya establecen tasas de interés, apalancamientos operativos, de mercadeo, de costos. Pero igual, no soy muy avezada en el tema, yo no calculo un Valor Presente Neto.



Como estudiante,  encontré que entiendo mejor en la práctica. Recibí unos kilos de arcilla para el taller de un escultor, los registro en un librito que se llama inventarios. A medida en que el maestro va utilizando los insumos, yo se los voy descontando al librito. Entraron 10 kilos de arcilla, se utilizaron 4 y me quedan 6.
Vendí una lista escolar por $200.000, luego de hacerle la factura al cliente, reservo una copia para mí y la archivo en una carpeta, mientras que en un libro contable que se llama ventas registro que me ingresó ese dinero.



Compré el surtido de papitas fritas para mi negocio. En el libro compras, anexo la factura y registro el valor de la compra.



A final de mes, sumo el total de las compras, el total de las ventas y comparo el resultado con la plata que me quedó debajo del colchón, en el banco, la que me guardó la abuelita. Y como conjunto se debe ver coherente.



La contabilidad es más o menos complicada dependiendo del tipo de negocio. La contabilidad para un servicio es la más sencilla. Soy médico y atendí en mi consultorio a un paciente. El valor del servicio es tanto y sale. Mis gastos, agua, luz, teléfono, el arriendo de la oficina. Sencillo. La contabilidad para un negocio de comercio incluye el control de inventarios, surtí el minimercado, compré, tanto en papitas, tanto en refrescos, tanto en dulces, y cada inventario debe ir por separado mediante códigos. Vendo 5 marcas de papas fritas, necesito saber cómo va mi cuenta con cada proveedor, si le quedé debiendo, si me hicieron un descuento, en qué tiempo se vendieron las papitas para hacer el nuevo pedido. Y si es una empresa de producción, cuánto me vale la tecnología para procesar el producto. Cuánto me valen los insumos. Cuánto la planta de personal. El arreglo de la máquina. Los empaques. La distribución. La venta al consumidor final, o a los distribuidores del bien.

Uno guarda bien las facturas de todas las operaciones, o los recibos de caja, o las tarjetas del kardex para el registro de los inventarios y al final de mes llama a un contador y se aguanta el vaciadón dos horas. Uno nunca logra satisfacerlos. Para llevar la contabilidad venden en las papelerías todos los formatos, son recibos y hojas de cálculo que uno puede ir llenando a mano. Venden software que traen todos los formularios y uno programa lo que necesita. El contador lo puede contratar por Outsourcing, que quiere decir que no es un empleado de planta y únicamente cobra sus honorarios de acuerdo con el volumen de trabajo, para una mipyme, cobran alrededor de $250.000 mes y ellos le ayudan con los impuestos y demás obligaciones. Lo que el contador sí no hace, son muy técnicos en sus registros, es analizar la información y tomar decisiones sobre la empresa por usted. A veces lo sorprenden a uno con alguna idea, pero en general las normas contables son muy estrictas y ellos se especializan en eso. Y mejor ni les pregunte porque se embravuconan, que gente tan seria, aunque son gentiles.


Será que explicándoles así no me siguen atropellando con la DIAN? –Algo hace – por qué siempre tienen que estar sospechando de todo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada